La tenista Garbiñe Muguruza encabezará a partir del lunes el número 1 del tenis mundial

confidenciallogo-vector-onda-cero    logo-vector-la-vanguardia  logo el correo de burgos  logo_periodico_de_aragon    logo_elnacional    logo_20minutos@2x  logo-vector-rtvepuntodebreak-lmeleconomistaeitb logo    el-informador-logo diario-cordoba-logo   ELPAISlogo-vector-abcelperiodicocrónica-global-logo

  • Muguruza alcanza el número 1 en el US Open por la derrota de la tenista checa Pliskova en cuartos

Tras la abrumadora victoria en Wimbledon en julio de este año ante Venus Williams, la hermana de Serena, y alcanzar la victoria en Cincinnati Logo_Sport.svg ante la rumana Simona Halep que le colocó automáticamente en el número 3 del liderato mundial. Y ahora, al llegar a octavos en el US Open (a pesar de caer contra Petra Kvitova) y no rivalidar su rival, la checa Pliskova la final del año pasado al caer en cuartos, le ha hecho merecedora a Garbiñe, (paciente y amiga del Dr. Javier Cerrato, que la ha tratado en más de una ocasión) del número 1.  La jugadora hispano-venezolana ha ido en progresión constante en los últimos meses. No es que antes no cosechara éxitos también importantes, pero fluctuaba mucho, le faltaba regularidad en su juego. Sin duda, ha contribuido un entrenamiento más mental, porque el físico lo tiene; más de una vez ha demostrado que tiene fuerza y energía de sobra.

Recordemos que lo más difícil muchas veces en una tenista de su categoría, más que encajar la derrota es encajar el éxito, y que este último no te paralice y te permita seguir ascendiendo. Y esto aunque parezca paradójico, para una tenista de su nivel es vital, porque cuando el público y los Medios ven que tienes potencial y que eres capaz del mejor tenis no perdonan que no lo demuestres, y aumenta por consiguiente la presión a tus espaldas. A Garbiñe desde la gran victoria de París en el Roland Garrós en junio de 2016, la presión fue en aumento, y le costó digerirla, pero con esfuerzo, constancia y disciplina ha sabido dejar de lado el ‘ruido mediático’ y centrarse en dar en el campo de juego el máximo.

Garbiñe ha sabido demostrar desde que se coló en la élite mundial del tenis al llegar a la final de Wimbledon de 2015 ante Serena Williams (que se hizo con el torneo), que era más que una gran promesa.

Deja un comentario