Carlos Sainz, amigo y paciente nuestro, hace historia al conseguir por segunda vez el Dakar

 

ELPAIS▪Es la segunda victoria en el Dakar para el español, después de alcanzar la victoria en 2010 con Volkswagen

logo-vector-la-vanguardiaLogo_Sport.svg cabecera-el_espanol_nuevo_logo

Este gran éxito de Carlos Sainz, paciente y amigo nuestro, no ha venido por casualidad, sino que es fruto de cuatro años de trabajo al frente del Peugeot que ha pilotado.

Le han seguido en el podio, el qatarí Al – Attiyah (segundo), Gean de Villiers (tercero), Stephan Peterhansel (cuarto),  y el Przygonski (quinto).

Si algo caracteriza al piloto español es su perseverancia frente a toda clase de dificultades y contratiempos. Este madrileño de 55 años ha sabido ganarse a pulso esta segunda victoria del ‘rally’ más exigente del mundo.

La dureza del Dakar, tanto en Africa, como en America del Sur, es lo que hace a esta competición que sea legendaria. En su historia, son varios los pilotos que se han dejado la vida en los lugares más recónditos de nuestro planeta. La improvisación y la navegación son factores importantes. Pero, sobre todo, la preparación física de los participantes.

Carlos ha seguido un consejo que le dio Peterhansel: “El Dakar no lo gana el piloto más rápido, sino el que menos errores comete”.

Uno de los que han apostado fuerte por él ha sido el también piloto español de Fórmula 1, Fernando Alonso, que le dijo que iba a ganar el Dakar y que tendría que darle el casco para su museo. “Creía en mí y se lo ha ganado. Ya es suyo

Sainz tiene claro que además de la perseverancia, hace falta una buena preparación física, para ganar el Dakar: “La clave es respetar el Dakar. Debes prepararte muy bien para aspirar a ganar. A mí no me cuesta el entrenamiento. Disfruto con ello. Ese es el secreto”.

Para muestra, las palabras de su hijo Carlos, que rendía homenaje a su padre y recordaba que no ha sido un camino de rosas llegar hasta aquí:

“Todo el mundo sabe que tu espectacular carrera deportiva también ha tenido momentos muy difíciles. Durante estos 8 años de sequía desde que ganaste en 2010 tu primer Dakar ha habido un poco de todo, abandonos por fiabilidad mecánica, accidentes, etc. cualquier persona se hubiera dado por vencida pero eres cabezota como tu solo y querías un segundo Dakar y sabías perfectamente que podías conseguirlo. Tú y yo sabemos que pocos esperaban volverte a ver celebrando otra victoria, pero los que te conocemos bien sabíamos que no hay reto que te propongas que no puedas conseguir”.

Tras la enorme gesta, se le abre ahora un gran dilema, entre colgar los guantes, o aceptar la oferta que la escudería Renault le ha puesto sobre la mesa para pilotar un Dacia oficial en 2019. 

Deja un comentario