Nueva Cirugía para la pubalgia del deportista

▪Esta cirugía la ha descrito la Dra. Ulrike Muschaweck, de Múnich y es efectiva en más del 90% de los casos

Durante este fin de semana, el Equipo del Dr. Leyes, con los Dres. Manuel Leyes, César Flores y el coordinador de quirófano, Daniel Aragón, han visitado el Hospital San Juan de Dios de Santurce, de Bilbao, con los Dres. Javier González Iglesias, e Iñaki Urguidi Valmaña, Director médico del centro, para la realización de una intervención en un joven deportista que sufría una osteopatía dinámica de pubis.

La intervención ha sido descrita por la Dra. Ulrike Muschaweck de Múnich, que ha operado a centerares de futbolistas europeos del máximo nivel. Consiste en el retensado de la fascia transversalis y denervación selectiva del nervio genitofemoral.

20180202_204252
De izqda. a dcha. el Dr. Javier González Iglesias, el Dr. Iñaki Urquidi Valmaña, el Dr. Manuel Leyes, el Dr. César Flores y el coordinador de quirófano del Equipo del Dr. Leyes, Daniel Aragón.

¿Qué es la pubalgia?

pubalgia-musculatura-adutora-abdominalLa pubalgia es un dolor localizado a nivel del pubis, con irradiación hacia zonas cercanas de las ingles o del bajo abdomen. Normalmente se trata de un síntoma de una osteopatía del pubis. Y es más frecuente en futbolistas.

 

 

 

¿Cuáles son los síntomas de la pubalgia?

Los síntomas de la pubialgia pueden diferir entre unos deportistas y otros, se caracteriza por un dolor en distintos niveles de la cintura pélvica, y tiene relación con la práctica deportiva, conlleva un dolor a nivel de la región inguinal (pubialgia baja), y en otras ocasiones el dolor afecta al anillo inguinal (pubialgia alta).

¿Por qué aparece la pubalgia? Causas

Es en el fútbol, el deporte en el que más se da esta lesión, debido sobre todo a la repetición del movimiento de golpeo de balón con el empeine. Entre otras causas, se encuentran el sobreentrenamiento, o la anatomía patológica en los miembros inferiores, en la pared abdominal y en el trayecto inguinal.

Prevención ¿Cómo evitar la pubalgia?

Los ejercicios de fortalecimiento de aductores y abdominales son la mejor prevención.

De la misma forma deben realizarse los estiramientos correspondientes.

En la mayoría de los casos pueden tratarse de manera conservadora, pero en aquellos casos que no mejoran con este tratamiento conservador,  precisan cirugía.

La técnica descrita por la Dra. Muschaweck es efectiva en más del 90% de los casos.

  • Trabajo isométrico de los aductores: Boca arriba acercar ambas piernas flexionadas por las rodillas y apoyados en el piso con el talón.  Las rodillas tienden a acercarse, los codos del fisioterapeuta se oponen a ello. 10 seg. de contracción suave y 10 seg. de reposo. Realizar 10 repeticiones.
  • Trabajo isométrico de los abductores: Boca arriba separar ambas piernas flexionadas por las rodillas y apoyados en el piso con el talón. Las rodillas tienden a separarse, los codos del fisioterapeuta se oponen a ello 10seg. de contracción y 10 seg. de reposo. Realizar 10 repeticiones.
  • Trabajo isométrico de los rectos del abdomen: Boca arriba, rodillas flexionadas, talones en el suelo. Elevar ligeramente los hombros del suelo (no superar altura de las rodillas para evitar trabajo del músculo psoas). 10 seg. de contracción y 10 seg. de reposo. Realizar 10 repeticiones.
  • Trabajo isométrico de los oblicuos: Posición como la anterior. Elevar ligeramente el hombro en dirección a la rodilla contralateral. Trabajar ambos lados. 10 seg. de contracción y 10 seg. de reposo. Realizar 10 repeticiones.

Tratamiento por posturas excéntricas

Realizado después del trabajo isométrico, es soportado mucho mejor por el paciente y la recuperación es más rápida. Los músculos puestos en tensión durante varios minutos de manera constante se fatigan y abandonan su tensión excesiva. La vaina del músculo podrá, a partir de ese instante, alargarse y el músculo recuperará su longitud.

  • Estiramiento de la cadena posterior: (cuadrado lumbar, isquiotibiales, tríceps sural): Boca arriba, piernas a 90º, pies y tobillos a 90º apoyadas en una pared. La columna lumbar y la pelvis en el suelo bien alineadas y rodillas sin flexionar. Esta postura se tiene que mantener 5 minutos.
  1. Estiramiento del psoas: El paciente se sitúa en bipedestación a unos 30cm de un banco, manteniendo el tronco recto en todo momento y los brazos a lo largo del cuerpo colocará un pie encima del banco flexionando la rodilla del mismo lado. Desde esta posición colocará la pierna de abajo en ligera rotación interna y se inclinará hacia delante.  Duración: de 2 a 3 minutos para cada psoas.
  1. Estiramiento  de los aductores y del cuádriceps: Sentado, piernas extendidas, colocar una pierna en abducción. Mantenerse bien recto. Regula la tensión de los abductores haciendo retroceder más o menos la rodilla interesada. Duración: de 2 a 3 minutos para cada lado.
  1. Estiramiento  de los abdominales:  Las inserciones bajas de los abdominales tienen igualmente necesidad de reforzarse con esta postura. Boca arriba con un rollo bajo la espalda baja, piernas estiradas, pies en contacto con el suelo por los talones. Los brazos están en prolongación con el tronco, o bien con las manos detrás de la nuca, o con los brazos estirados. Duración: de 3 a 5 minutos.

Deja un comentario