Epicondilitis Lateral

Es la lesión más frecuente en el tenis amateur. Los tenistas profesionales apenas la padecen

 El tenis es uno de los deportes con más tradición en España, junto a otros como el ciclismo, el baloncesto o el ‘todopoderoso’ fútbol. Su gran recorrido le hace ser una de las prácticas más habituales entre los deportistas amateurs, junto a las ya nombradas del fútbol y el ciclismo, y junto a la natación, la gimnasia y el pádel, que en los últimos años ha ganado mucho protagonismo.

codo de tenista

Cada vez son más los tenistas amateurs que practican este deporte, y mucha culpa de ello la tiene Rafa Nadal, ganador de nueve Roland Garros y uno de los deportistas más importantes de la historia de nuestro deporte. Pero siempre se ha dicho que la práctica del deporte sin control es donde aparecen las lesiones, y aquí debemos citar a una de las patologías más frecuentes en el mundo del tenis amateur: la epicondilitis.

¿Qué es la epicondilitis lateral?

La epicondilitis lateral es una patología por sobrecarga de la musculatura extensora en el codo. Dicha inserción, situada en el epicóndilo lateral del codo, se degenera y provoca la epicondilitis o lesión del ‘codo del tenis’, como se conoce comúnmente.

¿Qué es el epicóndilo?

codo tenista

El epicóndilo, por su parte, es una eminencia ósea ubicada sobre el cóndilo –la protuberancia redondeada en el extremo de un hueso que encaja en el hueco de otro para formar una articulación- de un hueso y que sirve para la inserción de ligamentos y músculos. El que se ve afectado en esta patología es el epicóndilo lateral del húmero, una eminencia ósea situada en la parte lateral de la epífisis inferior del húmero.

¿Por qué se le llama ‘codo del tenis’?

Según el Dr. Javier Cerrato, miembro del Equipo Médico del Dr. Leyes y especialista en tenis, “esta denominación popular se debe a que es una lesión muy frecuente en los tenistas amateurs, aunque rara en los profesionales”. Si bien es verdad que, a pesar de su denominación, “también puede tener incidencia en otras profesiones como ebanistas, pintores o informáticos”.

Epicondilitis

¿Diferencias entre epicondilitis lateral y epitrocleitis?

Una vez explicada la epicondilitis lateral, tenemos que diferenciarla de la epitrocleitis, que afecta a la musculatura flexora del codo–en vez de a la extensora-. La primera duele en la cara externa del codo, mientras que la segunda lo hace en la zona interna. Así, añade Cerrato, “esta afección se llama epitrocleitis, aunque popularmente se la conoce como ‘codo del golf’”.

¿Diferencias entre el tenis amateur y el profesional?

Una de las curiosidades de la epicondilitis lateral es que se diferencia entre los tenistas amateurs y los profesionales. Practicando el mismo deporte, en los primeros es una de las patologías más típicas –incluso se podría decir que la más común-, mientras que en el tenis profesional apenas aparece esta lesión. ¿Y a qué se debe esto? Tal y como explica el Dr Javier Cerrato, “esta diferenciación se basa en los defectos técnicos en el juego –fundamentalmente en el golpeo de revés- y en el uso de un material inapropiado, como raquetas muy pesadas o pelotas desgastadas”.

Estos dos aspectos son las causas principales de la epicondilitis lateral o ‘codo del tenis’, y por ello los tenistas profesionales se ‘salvan’ de padecer frecuentemente esta patología, ya que “lógicamente no tienen material inadecuado, y obviamente tampoco defectos técnicos”, añade el cirujano.

Según el Dr. Cerrato, “en el tenis amateur es la lesión que más se observa en la práctica diaria junto a las tendinitis de hombro y de muñeca”. Mientras, en el tenis profesional son más comunes otras patologías como las lesiones por “sobrecarga” y “patologías agudas” en las muñecas, los hombros, la columna, y “en ocasiones” en los codos. Últimamente, añade el doctor, “en el tenis profesional también vemos muchas lesiones en la cadera”.

¿Necesita cirugía?

Cuando se sufre una lesión, sobre todo en el mundo del deporte, lo primero que se piensa es en si es necesario operarse o no. En el caso de una epicondilitis lateral, “en muy pocas ocasiones se precisa de tratamiento quirúrgico, sino más bien un cuidado preventivo y cuando ya esté establecido, rehabilitación”.

ellbow massage

Tiempo de recuperación

En cuanto al tiempo de recuperación estimado en una lesión como ésta, “depende de si el diagnóstico es el adecuado y del tiempo de evolución que lleve consigo el tratamiento. No es lo mismo tratar una epicondilitis lateral de tres años de evolución que de tres días”, dice Cerrato. La clave para una rápida y buena recuperación, añade, es “tratar la patología a tiempo”.

Además, continúa el cirujano del equipo médico del Dr. Leyes, hay que dar “mucha importancia a la prevención, es decir, al cambio o tratamiento sobre las causas, y posteriormente sobre la patología en sí: estiramientos, masaje Cyriax o ultrasonido; y tratamientos antiinflamatorios locales”.

¿Cómo se puede prevenir la epicondilitis lateral?

Lo mejor para prevenir esta lesión es usar un material adecuado y mejorar la técnica en el juego. “Haciendo un correcto gesto técnico y unas buenas maniobras de golpeo es muy complicado que aparezca una epicondilitis lateral”, sentencia Cerrato. Y por supuesto no hay que olvidarse, como en cualquier deporte, “de unos buenos ejercicios de estiramiento”.

¿Epicondilitis lateral en torneos?

El Dr. Cerrato lleva más de 15 años trabajando como médico en el mundo del tenis. Actualmente es miembro de los servicios médicos de la Real Federación Española de Tenis (RFET), de la Federación de Tenis de Madrid (FTM) y de los circuitos ATP (Asociación de Tenistas Profesionales) y WTA (la asociación de tenistas femeninas o Women’s Tennis Association). En todo este tiempo “nunca” ha visto algún caso de epicondilitis lateral entre los tenistas profesionales.

Sin embargo, añade, ha sido testigo de muchas epitrocleitis, “que son bastante frecuentes y posibles entre los tenistas de los circuitos profesionales, sobre todo debido al saque”.

¿Síntomas y consecuencias?

Cuando sufres de epicondilitis lateral notas el típico dolor agudo o ‘pinchazo’, en la cara externa del codo. Se degenera la inserción de esta zona y su diagnóstico es muy fácil para los médicos.

“Hay pacientes que se sorprenden de que sepamos qué lesión padecen sin apenas verles; la epicondilitis lateral se reconoce enseguida por sus síntomas”, comenta el médico.

En ocasiones los pacientes nos preguntan cómo es posible que ellos tengan que parar por una epicondilitis y que los tenistas profesionales apenas la sufran, y si la sufren, que ni siquiera tengan que parar, dice Cerrato. Los tenistas profesionales tienen acceso a tratamiento diario y vigilancia… -continúa-, deberían estar realmente mal para parar de jugar al tenis si padece de epicondilitis.

bolateniscampo

Un tenista amateur no dispone de estos medios y, según el Dr. Cerrato:

lo recomendable para ellos es parar, recuperarse del todo, y luego volver haciendo mucho hincapié sobre las causas de la lesión”, es decir, mejorar su técnica en el tenis y su material –tanto la raqueta como las pelotas-.

A pesar de que la epincondilitis lateral es una de las lesiones más padecidas en el mundo del tenis, sobre todo en el amateur, no se considerar de gravedad, y en la mayoría de los casos la recuperación no es complicada. El ‘quid’ de la cuestión es mejorar la técnica y el material; modificar las causas de la lesión.

Una vez hecho esto, “se puede volver a jugar como antes, o incluso mejor, porque se va a hacer hincapié en mejorar el golpeo para no volver a padecer epicondilitis lateral”.